Salud bucal

LA SALUD DE NUESTRA BOCA

El cuidado de nuestra boca debe ser una de nuestra prioridades, ya no solo por estética, también porque una de las consecuencias de no cuidar la salud bucal son las enfermedades dentales que pueden provocarnos graves problemas.

 

 

¿Qué podemos hacer para cuidar de la salud de nuestra boca?

  • Visitas periódicas al dentista: muchas son las personas que temen estas visitas, pero ir a revisar tus dientes al menos una vez al año puede salvarte de muchos problemas. En estas visitas, el dentista se encargará de examinar e identificar las partes de tu boca que están bien y aquellas que necesitan de cuidados.
  • Limpieza diaria: desde pequeños nos lo repiten una y otra vez, tenemos que lavar los dientes al menos dos veces al día. Pero lavar con cepillo y dentrífico no lo es todo, es necesario también usar hilo dental, cepillar la lengua y usar un enjuague para completar la limpieza
  • Arreglar problemas estéticos: no dudes en acudir a tu dentista para solucionar tus caries o corregir pequeños defectos
  • Si sientes dolor, acude a tu dentista lo antes posible: no esperes a que el dolor aumente, ya que puede estar causado por un problema que necesita solución inmediata

 

 

 

Malos hábitos que debemos corregir

Todos tenemos malos hábitos que debemos corregir si queremos tener una buena salud bucal. Estos son los más peligrosos para nuestra boca: 

  1. Fumar contribuye a la aparición de la enfermedad de las encías o gingivitis, una enfermedad que puede hacerte perder tus dientes, además de hacer que aumente el riesgo de cánceres de orofaringe y de cavidad oral
  2. Evita el consumo excesivo de alcohol, no solo es perjudicial para tu salud en general, también para la salud de tu boca. Al igual que fumar, el alcohol también te pone en mayor riesgo de desarrollar un cáncer de boca.
  3. Respirar por la nariz es más beneficioso para nuestro cuerpo que hacerlo por la boca. Si tienes tendencia a tener la nariz atascada por alergias o resfriados, no te beneficia si te acostumbras a respirar por la boca y lo sigues haciendo después de que se te haya despejado la nariz. Incluso cuando estamos haciendo un ejercicio intensivo, respirar por la nariz es lo mejor. 
  4. Reduce la ingesta de azúcares ya que contribuyen a la aparición de caries en tus dientes. A parte de azúcares, la harina blanca también puede perjudicarnos por lo que si tienes que decantarte por un tipo de pan, hazlo por el pan integral.
  5. Cuidado con las bacterias en superficies comunes, evita usar la misma botella de agua durante varios días seguidos. Tómate tu tiempo para limpiar botellas, tazas de café, esponjas y paños de cocina regularmente. Limpia la superficie de tu teclado y acostumbra a tus hijos a lavarse las manos cada vez que llegan de la calle. 
  6. Visita a tu dentista una vez al año de manera preventiva, revisar tu boca una vez al año puede evitarte problemas mayores en el futuro, no esperes a tener síntomas de ningún tipo

 

 PROBLEMAS Y ENFERMEDADES DENTALES

No es inusual tener problemas en tu boca de tarde en tarde y estos problemas no solo pueden aparecer en tus dientes, también en tus encías, tu lengua, tus labios, el cielo de la boca o el interior de tus mejillas. A consecuencia de algunos problemas, tu boca puede tener tendencia a secarse o puede que la comida no sepa todo lo bien que debería. Puede ocasionar mal aliento o llagas en el interior de tu boca. 

Los problemas más comunes son:

  • Llagas y calenturas: las llagas pueden salir en el interior de tu boca mientras que las calenturas suelen darse en el labio y sus alrededores. Son molestas pero tienen un tratamiento fácil
  • Infecciones que pueden ser causadas por virus o bacterias: esto puede ser más grave, sobre todo cuando causa inflamación de la garganta o la lengua y bloquea la entrada de aire
  • Boqueras: salen en los extremos de tu boca y causan malestar, sobre todo a la hora de beber
  • Labios secos: puede ser causado por el frío y el viento, lla sequedad de los labios causa molestia y sangrado
  • Xerostomia o síndrome de la boca seca: una causa común de la boca seca es la deshidratación pero si la boca permanece seca durante mucho tiempo aumenta el riesgo de infecciones bucales, enfermedad de las encías y caries en los dientes.
  • Cambios en el gusto de las comidas: el sabor de las comidas puede decrecer, perderse o cambiar, y en cambio tener un regusto metálico en tu boca
  • Mal aliento o halitosis: es un problema embarazoso que puede corregir teniendo una buena salud dental, acude a tu dentista, lava tus dientes al menos dos veces al día, usa hilo dental, solo de esta manera conseguirás que disminuyan las bacterias que causan el mal aliento. 
Deja un comentario